¿Eres capaz desconectar en vacaciones? Descúbrelo con estas 10 claves

Las vacaciones. Pasamos unos 335 días al año soñando con los 30 días en los que disfrutaremos de las vacaciones, imaginando viajes a destinos exóticos, planeando la reforma del hogar, soñando con actividades para toda la familia, o sea, pensando en todas las cosas que te alejarán de las obligaciones del trabajo. Y es que tienes claro que las vacaciones sirven para desconectar.

Lo tienes claro, en teoría, porque en la práctica… ¿Te resulta tan fácil desconectar del trabajo cuando llegan las vacaciones?





10 claves para ayudarte a saber si puedes desconectar en vacaciones

Las vacaciones son un derecho de los trabajadores. Aunque a la hora de disfrutarlas hay muchas cosas que puntualizar y de estos aspectos dependerá la facilidad para desconectar en vacaciones. Estas son 10 claves que indican si eres capaz de desconectar en vacaciones, o no.

La empresa cierra por vacaciones

¿Cierra tu empresa por vacaciones? Entonces lo tienes mucho más fácil, porque saber que todo está paralizado hasta nueva orden ayuda a concentrarse en no hacer nada, pero no excluye de la dificultad para desconectar en vacaciones.

Hablar con los compañeros

Encontrarse con compañeros de trabajo es fácil cuando no se abandona la ciudad,  y también puede ocurrir estando fuera. Pero: ¿De qué habláis si os encontráis casualmente en la calle o en el supermercado? Que temas relacionados con el trabajo ocupen la conversación indica que te cuesta desconectar.

Mantener las rutinas

Quedarse en la ciudad, o irse es una decisión personal, pero estés donde estés: ¿Mantienes las mismas rutinas a la hora de despertarte? ¿Sigues comiendo a la misma hora? ¿Tienes una hora para revisar emails? Mantener las rutinas y no ser capaz de pensar en salirse de ellas, ni siquiera en vacaciones, indica que desconectar no te es fácil.

Llevar el Smartphone

Los dispositivos electrónicos hacen más sencillos algunos aspectos del día a día, pero también hacen muy difícil desconectar. Puede que haya que llevarlo para utilizar Apps, para sacar fotos o para presumir de lo bien que te lo estás pasando en las redes sociales, pero si los usos del móvil incluyen temas laborales eso es síntoma de dificultades para olvidarse del trabajo en vacaciones.

Revisión de emails

Sincronizar el email con el móvil es muy sencillo y permite estar conectado en todo momento, sin necesidad de estar siempre en la oficina. Pero también es la mejor forma de no desconectar nunca, ni siquiera en vacaciones.

Parecer disponible 

E incluso hacerse imprescindible mientras no se está en la empresa. Tener el móvil cerca y revisar emails es una forma de no cortar la relación en el trabajo en vacaciones, pero también una invitación a que clientes, distribuidores o compañeros puedan seguir contactando como lo hacen habitualmente.

Llamada al trabajo

Que otros llamen o contacten dificulta la conexión, aunque también puedas ser tú quien sienta la necesidad de tener que llamar para recordar las funciones de los compañeros, tareas pendientes y, en definitiva, para asegurarte de que todo funciona como debe.

Aprender a usar el móvil… para ser más eficiente

Las vacaciones son ese momento del año en el que descubrimos cosas, también en el ámbito digital pueden ser un buen momento para conocer nuevos portales de noticias o para aprender a utilizar nuevas funciones que ahorran tiempo y esfuerzo… ¿Estás pensando en el trabajo? En realidad hay muchas  más aplicaciones.

Consultas laborales

Los motores de búsqueda no descansan, ni siquiera en vacaciones. “Picaduras de medusas” “Mejores protectores solares” “Aliviar quemaduras solares” o “El mejor restaurante cerca de aquí” son consultas permitidas en vacaciones. Pero si, sin saber muy bien cómo, o sabiéndolo, las consultas siempre terminan siendo sobre temas de trabajo, es un indicativo de que te cuesta dejar de pensar en tu empleo.

Aprovechas para actualizar tu formación

Aunque siempre queda la opción de buscar formación relacionada con el trabajo, que es otra forma de no desconectar aprovechando el tiempo libre.

Eso sí, si eres de los que utilizan el verano para estudiar, fija horarios concretos y que utilices el resto del tiempo para actividades fuera del ámbito laboral. Las clases en ClassGap son ideales para lograrlo, porque puedes formarte desde cualquier destino alejado de tu rutina y, así, de paso, te costará menos dejar el resto de hábitos que aparecían en la lista y te será más fácil desconectar del trabajo y disfrutar de las vacaciones.