10 formas de aprender idiomas con canciones

¿Cuántas veces has oído que  escuchar canciones en otros idiomas es una de las mejores formas de aprender? Es una idea tan extendida que se da por completamente cierta, sin embargo, las canciones por si solas surten tan poco efecto como escuchar una conversación en el idioma que se pretende aprender.

¿Has intentado escuchar una conversación en un idioma que no conoces? Pues aprender idiomas con canciones puede ser exactamente lo mismo sin una planificación o sin un objetivo, por ejemplo, los que se pueden lograr con estas diez formas de aprender idiomas con canciones.


10 formas de aprender idiomas con canciones

Canciones con subtítulos

Una de las formas más sencillas, pero no por ello menos efectivas es escuchar las canciones pero viendo al mismo tiempo la letra de las mismas. Es un ejercicio muy sencillo de realizar y que permite elegir las canciones preferidas. Eso sí, para conseguir resultados hay que ser constantes y tener una selección musical concreta durante un periodo de tiempo, para después renovarla.
Eso sí, es una actividad no apta para quienes se cansan rápidamente de las canciones.

El puzzle de versos

Encontrar la letra de una canción es muy sencillo en la era de internet, igual de fácil que es cortar los versos y mezclarlos. A partir de ahí, lo que toca es conseguir volver a tener la letra al completo. Parece más fácil de lo que es, y puede llevar varios intentos conseguirlo.

Eso sí: ¡cuidado tramposos! Hay que procurar que las tiras de los versos queden rectas e iguales.

Letras desordenadas

De nuevo la letra de la canción es necesaria, solo que en este caso, lo que hay que hacer es buscar palabras para desordenar sus letras. Hay programas con los que se puede conseguir desordenar las letras.

El objetivo es conseguir identificar la palabra dicha, utilizando todas las letras, por supuesto. Es un excelente ejercicio de deletreado o para trabajar las consonantes dobles.

Tres palabras a elegir

En ocasiones la dificultad está en esas palabras que se pronuncian casi igual, pero que tienen pequeños matices que quien aprende un idioma no identifica con facilidad. Una buena forma de lograr trabajar con estos pares mínimos, es seleccionar canciones que las contengan y dar a elegir tres opciones.

El contexto y la canción pueden ayudar a identificar la palabra correcta, o no.

Rellenar huecos

Pues sí, no es original ni innovadora, pero no por ello es menos efectiva. Cómo se ejecuta es de sobra conocido, se elige una canción, se retiran ciertas palabras y el objetivo es conseguir completar los huecos con la palabra que falta.

Lo mejor de rellenar huecos como una de las formas de aprender idiomas con canciones es que permite centrar la atención en distintos objetivos: trabajar vocabulario, gramática, verbos, pares mínimos, diferencias de entonación...

Sinónimos

¿Qué pasaría si en lugar de la palabra que se dice en la canción apareciera un sinónimo? Quien tiene que adivinarla, no solo tendría que estar atento a qué se dice, sino que tendría una pista para identificarla.

Tal vez la pista ayude, o quizás despiste aún más, pero es una buena forma de trabajar sinónimos. Una alternativa es trabajar con antónimos.

Listas de palabras

Solo hay que elaborar listas de palabras que pueden aparecer en una canción, o no, e ir marcando aquellas que se escuchan.

Encuentra el intruso

Se elaboran grupos de palabras, varias de ellas aparecen en la canción, pero siempre hay una que es un intruso. Es una actividad ideal para reforzar la habilidad para escuchar.

Completar la canción

Una actividad de refuerzo que se puede realizar de forma individual o como una competición entre varias personas, pero también como un ejercicio de cooperación. El objetivo es escuchar la canción y escribir todo lo que se comprenda.

Es una actividad que requiere de una base de idioma, aunque en realidad es posible también elegir canciones con un vocabulario sencillo.

La traducción loca

La traducción online aun está lejos de ser precisa, pero no por ello no se le puede obtener provecho a la hora de aprender idiomas, por ejemplo, con canciones traducidas de forma automática a través de cualquiera de estos servicios.

A partir de ahí el reto puede ser, simplemente escuchar y dar una traducción correcta al idioma original o, ¿por qué no? procurar primero hacer la traducción al original y después conocer el resultado escuchando la canción.

Estas son algunas buenas ideas para aprender idiomas con canciones que se pueden utilizar en clase, pero que también sirve como refuerzo del aprendizaje individual.

Etiquetas: , , , , , ,