Cómo convertir alumnos de clases de verano en alumnos para todo el año

El verano es temporada alta de clases particulares, como profesor particular ya te habrás dado cuenta de que, entre alumnos  de clases de verano que tienen que aprobar en septiembre, alumnos que repasan  en verano, y los que aprovechan este tiempo libre para formarse, el horario de clases de verano se ha llenado, así que, cuando te has querido dar cuenta, ya  no tenías ni una hora disponible.

Y más ahora que, a medida que la vuelta a clase se va a acercando y que los veraneantes de vacaciones vuelven a la ciudad, se hace latente la realidad de que hay que empezar a acostumbrarse a la rutina académica...

Sin embargo, entre clase y clase aun tienes tiempo para pensar que las clases de verano son algo estacional y que, una vez que este periodo termine, los alumnos de clases de verano desaparecerán al tiempo que lo harán las noticias de olas de calor, dejando tu horario con un montón de huecos por llenar, huecos que puede que no se ocupen hasta que se acerque la Navidad... Salvo que sepas cómo convertir alumnos de clases de verano en alumnos para todo el año.




Alumnos de clases de verano: ¿Cómo hacer que sigan con las clases después del tiempo estival?

¿Les has comunicado tu disponibilidad para dar clases más allá del verano?

Pues sí, en ocasiones, los alumnos de clases de verano no se plantean seguir después del verano con sus clases ya que que no tendrán facilidades para seguir con la formación, pero si les comunicas tu disponibilidad para seguir con las clases, les estarás dando un motivo para que se planteen seguir la formación que les ayuda a alcanzar sus metas académicas o a superarlas, quizás ese fuera el empujón que estaban esperando para seguir con las clases.

¿Les has indicado que tendrás mayor disponibilidad o nuevos horarios a partir de septiembre?

Después del verano, las rutinas cambian, el trabajo o los estudios hacen que el tiempo libre sea menor o que cambie, si en verano los horarios de mañana son los preferidos para las clases, en otoño e invierno, tardes o incluso los sábados son el destino idóneo para emplazar la formación. Si les informas de estas posibilidades, les estarás animando a que busquen una solución para compaginar formación con sus rutinas.

¿Les has informado sobre todas las materias y especialidades que impartes?

Quizás en verano aprovechen para recuperar asignaturas o para prepararse un examen, pero durante el año escolar sus necesidades formativas puede que cambien, y que busquen un refuerzo o un incremento del nivel de formación, así que infórmate de qué estudiarán el curso que comienza e infórmales de cómo podrías ayudarles con tus clases particulares.

¿Les has ofrecido la posibilidad de seguir con clases en línea?

Si el motivo por el que las clases tienen fecha de finalización es que profesor o alumno se desplazan, la solución es ofrecerles la posibilidad de seguir con las clases a través de una plataforma de clases en línea. De esta forma profesor y alumno podréis seguir las clases sin la necesidad de estar en la misma ciudad, o en el mismo país

El verano es temporada alta para la formación particular, pero no todo termina cuando las vacaciones terminan, hay nuevos alumnos esperando a un profesor particular para todo el año escolar, así que no desesperes si ninguno de tus alumnos de clases de verano sigue más allá de la temporada estival y no pierdas la oportunidad de buscar nuevos alumnos ofreciéndoles todas las facilidades para que sigan sus clases.

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,