Beneficios y ventajas de estudiar música desde pequeño

Que aprenda idiomas, y que haga deporte. Que desarrolle su creatividad, y que también sea sociable. A medida que los niños crecen, como padres, es normal preocuparse de que complete sus actividades escolares con otras actividades más enfocadas a desarrollar aficiones, un talento o a mejorar sus opciones de futuro. Por ejemplo, las actividades deportivas, los idiomas y otras clases extraescolares.

Sobre el número y las horas de actividades extraescolares recomendables para los pequeños hay mucho escrito y mucho sobre lo que discutir, aunque a la hora de plantearse cuáles son las mejores para que empiecen desde pequeños no hay que olvidar la música, porque los beneficios de estudiar música desde pequeños son tan numerosos e interesantes, que conviene tenerlos en cuenta al elegir actividades para completar su formación.



Beneficios y ventajas de estudiar música desde pequeños

El lenguaje de la música

El aprendizaje de un segundo idioma ayuda a adquirir con mayor rapidez un tercero o un cuarto, pero ¿Sabías que la música también tiene un idioma propio? Al aprender el “idioma” de la música desde pequeño, tu hijo está desarrollando habilidades básicas para saber cómo funciona el lenguaje de la música y, lo que es más importante, sin necesidad de conceptos tan difíciles de entender como “morfología” o “gramática” comprenderá que este idioma es una forma de comunicarse.

Además, el lenguaje de la música es universal y gusta a todos los niños, por muy pequeños que sean, no hace falta “entenderlo” para que resulte agradable o para que apetezca comunicarse a través de él.

Ayuda que le expresen sus emociones y sentimientos

No siempre es fácil expresar con palabras que se está triste, que se está enfadado, que se ha tenido un mal día, o un día especialmente bueno. Es difícil para los mayores, y aún más difícil lo es para un niño.
Sin embargo, esta es una de las ventajas de la música: que permite expresar muchísimos sentimientos y emociones sin necesidad de palabras, pero de forma directa y, lo que es más interesante, con la música se logra expresar cómo se sienten sin necesidad de tener que verbalizarlo.

Seguridad en sí mismos al utilizar un lenguaje que también usan los adultos

Cuántas veces un niño se siente cohibido al tener que hablar con adultos. Puede ser por timidez, porque los mayores le corrigen con demasiada frecuencia o porque siempre le han dicho eso de que “cuando los mayores hablan, los niños escuchan”, pero son muchos los niños que se sienten inseguros hablando, sobre todo, frente a personas mayores que él.

Pero en el lenguaje de la música todos se comunican y se expresan usando un lenguaje en común, que no hace diferencias en función de la edad. Expresarse en el mismo lenguaje en el que lo hacen los mayores y en igualdad de condiciones es uno de los grandes atractivos de estudiar música desde pequeños.

Aprendiendo a escuchar

Hay niños a los que les cuesta expresarse, pero hay otros a los que lo que realmente le cuesta es escuchar y valorar las opiniones de los demás. La música es armonía, y para que esta se logre hay que aprender a escuchar cada uno de los instrumentos, y escuchando también el sonido que estos producen en un conjunto.

En una orquesta o en un grupo de música, escuchar cómo se “expresa” cada uno de los instrumentos es necesario para que el sonido del conjunto sea armónico. Estudiar música desde pequeños favorece que aprenda a “oír” a otros, porque todas las partes son importantes.

Opciones adecuadas para todos los gustos y para todos los niños

Instrumentos de percusión, instrumentos de viento, solfeo, música clásica o canto son solo una parte de las muchísimas oportunidades que ofrece estudiar música a cualquier edad. Entre todas estas opciones es fácil que el niño encuentre alguna que  no solo le reportará beneficios en su desarrollo como persona, sino que además le resulte atractiva.

Lo que pronto se aprende…

Por supuesto, no hay que olvidar una importante ventaja, y es que cuando antes se empieza a estudiar música, mayores serán los objetivos que se podrían alcanzar. Reconozcámoslo: como padres es difícil no soñar con la idea  de que el pequeño termine siendo un virtuoso, que se convierta en una estrella de la música de fama internacional o que curse estudios superiores en un conservatorio y termine en una prestigiosa orquesta..

Pero volviendo a la realidad, puede que ese día nunca llegue, aunque para el resto de beneficios y ventajas de estudiar música desde pequeño que hemos enumerado aquí no hace falta esperar tantos años para notar resultados positiva en el niño, y esa podría ser la mejor razón de todas para animarles a estudiar música desde pequeños, ¿no os parece?

Etiquetas: , , , , , , , , , ,