Tercera edad y tecnología: ¿Por qué a los mayores les cuesta aprender?

Los adultos mayores aprecian la tecnología y reconocen sus ventajas y su utilidad, aunque a la hora de interactuar con un ordenador, una Tablet o un Smartphone se encuentran en un entorno que les es extraño. Dicho de forma simple: la tercera edad y la tecnología parecen condenadas a no entenderse por muchos esfuerzos que se pongan desde ambos lados.

Que una persona de la tercera edad tenga un dispositivo electrónico, implica que quiere aprender a usarlo o que diferentes motivos le animan a hacerlo: Gestionar servicios relacionados con las Administraciones, pedir cita con los especialistas médicos, hablar familiares o amigos o mantenerse en contacto con los que están lejos son motivos para acercarse a la tecnología, y los adultos mayores reconocen la rapidez y la facilidad con la que los más jóvenes realizan estas acciones.

Pero al ponerse frente a un nuevo dispositivo tecnológico, sin importar que ya se conozcan otros, para los mayores comienza un reto similar a “aprender de cero”.  Ahora un estudio puede haber dado con la clave para determinar por qué a los mayores les cuesta tanto aprender todo lo relacionado con las nuevas tecnologías.

¿Por qué a los mayores les cuesta aprender a usar la tecnología?




La tecnología avanza a grandes pasos y hoy más que nunca se puede considerar útil, fácil de usar e intuitiva. Pantallas más grandes, teclados más cómodos, interfaces más intuitivos o procesos más sencillos han ayudado que la tecnología sea parte esencial en nuestra sociedad, ofreciendo, también soluciones a medida de la tercera edad, entonces: ¿por qué a los mayores les cuesta aprender a usar las TIC?

Por fin se pone cara a una de las razones que podría estar detrás de estas dificultades para aprender a usar la tecnología. La prestigiosa revista «Neuron», que publica artículos relacionados con neuronas y células, ha publicado un estudio en el que la causa está en el deterioro de unas neuronas relacionadas con el aprendizaje y que llevan el nombre de   interneuronas colinérgicas gigantes del estriado.

A medida que crecemos, estas neuronas se deterioran y la capacidad de aprender a hacer de otra forma algo que ya se sabe hacer se reduce.
De ahí que, por ejemplo, si el uso de ordenadores se aprendió hace años, cueste menos adaptarse a las nuevas tecnologías, pero si en la tercera edad es cuando hay que aprender a usar la tecnología, resultará más complicado.

Más complicado sí, pero no imposible. El aprendizaje es cuestión de práctica y repetición. Aprender a manejar un ordenador, una Tablet, un Smartphone o Internet con soltura en la tercera edad es también cuestión de práctica.

Perderle el miedo al ordenador

Así que ya sabéis qué hay que hacer: encender el ordenador y perder el miedo a usarlo. Además, toda norma tiene su excepción y, por mucho que lo diga un estudio publicado en una revista por muy prestigiosa que esta sea, no hay nada que no se pueda aprender con práctica y constancia, solo hay que tener una motivación adecuada aprender a usar la tecnología.

Y si lo que necesitáis es un motivo para encender el ordenador y adquirir el hábito de usarlo con cierta frecuencia, en ClassGap os podemos dar uno en forma de clases online. ¿Qué mejor forma de aprender a usar las tecnologías que con unas clases en línea? Nuestra plataforma online es muy sencilla de usar, se tenga la edad que se tenga.

No haber nacido en la “generación de la tecnología” no tienen que condicionar a vivir una vida offline, y no solo por los beneficios que se obtienen a través de Internet, sino porque aprender a utilizar la tecnología tiene efectos en la autoestima y, por supuesto, la red es el lugar idóneo en el que comunicarse con la familia, con los conocidos… ¡y hasta de reencontrarse con los amigos de juventud!

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,