Cómo aprender inglés de una vez por todas (I): dificultades y errores

Cuando va quedando atrás el verano y toca retomar las rutinas tras las merecidas vacaciones, se vuelven también a ver carencias y cosas pendientes por hacer. Es entonces el momento de marcarse objetivos personales, como es el caso del aprendizaje o dominio de idiomas.

La necesidad de saber inglés hoy en día es indiscutible. Sin embargo, son muchos aquellos a los que se le resiste, pese haber probado durante años diferentes métodos, obteniendo resultados no lo suficientemente satisfactorios. 

¿Por qué les cuesta tanto el inglés a los hispanohablantes?
No hay que echarse la culpa a uno mismo pues hay varios factores que no han ayudado a fomentar el aprendizaje. Aunque en las escuelas e institutos se enseñe inglés como una asignatura obligatoria, a veces el nivel no es especialmente elevado y en otras el nivel exigido a los docentes que lo imparten no es el que debiera. Además, a menudo las metodologías empleadas se han centrado casi enteramente en la gramática, descuidando la expresión oral y la comprensión auditiva.



No hay que olvidar, que español e inglés pertenecen a familias lingüísticas diferentes, de modo que hay más diferencias que semejanzas en cuanto a gramática, vocabulario y, sobre todo, la fonética. Dominar los sonidos y entonar adecuadamente las frases es uno de los aspectos que más cuesta a los hispanohablantes. 

Si no se nos pone en situaciones en que sea necesario emplear un idioma es siempre más difícil  que se aprenda, ya que por iniciativa propia la mayoría optará por lo que resulte más cómodo. La ley del mínimo esfuerzo es un gran impedimento a la hora de aprender idiomas. En este sentido, a diferencia de muchos países, en España se tiende a doblar tanto series como películas. La oferta de filmes en versión original con subtítulos es bastante escasa, aunque, afortunadamente, es posible escuchar las voces originales de series y películas emitidas en televisión. Tradicionalmente los subtítulos no han gozado de mucha popularidad, aunque muchos reconocen el beneficio de acceder a contenidos en su idioma original.

El hecho de hablar un idioma con tanto peso a escala mundial como es el español puede condicionar a no quererse molestar en aprender otros idiomas. Esto contrasta con el caso de los hablantes de idiomas más minoritarios, que están concienciados de la importancia de dominar otros idiomas para tener más posibilidades a nivel personal, educativo y profesional, como pueden ser el noruego, neerlandés o finés. En una situación similar a la del español se podría colocar a los hablantes de francés o portugués.

Por otra parte, hay pocos ejemplos visibles en la sociedad que motiven a aprender inglés. Empezando por los políticos y algunos de los empresarios más importantes, es bien reducido el nombre de ellos que lo dominen. Sentir que determinadas personalidades ocupan su cargo sin haber necesitado un buen conocimiento del idioma puede desincentivar a aprenderlo.

5 errores que se cometen cuando se quiere aprender inglés
-Irte una temporada a un país de habla inglesa con amigos de tu país o para acabar pasando la mayor parte del tiempo con otros hablantes de español
-Centrarte fundamentalmente en leer diccionarios o gramáticas y descuidar la parte práctica. La teoría y el vocabulario son sin lugar a duda necesarios para hablar correctamente un idioma pero no tiene sentido si no se llevan al terreno práctico, que permite asimilarlos. Hay que tener en cuenta los usos del vocabulario y las normas gramaticales con ejemplos vivos y que nos sean útiles o gráficos. Además, hay que recurrir a materiales en vídeo o audio para saber cómo pronunciar correctamente o para poder identificar los sonidos.
-Pretender estudiar de forma autodidacta si sabes que no puedes planificarte unos horarios, eres poco constante o si sabes que a la mínima te distraes y acabas haciendo cualquier otra cosa. Si tienes claro que no tienes suficiente fuerza de voluntad y necesitas que te vayan guiando y marcando tareas obligatorias, no te dejes seducir por el último novedoso método para aprender inglés a tu ritmo y por tu cuenta.
-Apuntarte a un curso y tomártelo como una clase teórica más a seguir de forma pasiva, creyendo que ya te irá entrando el idioma sin hacer mucho más. Tampoco confíes en promesas de aprender inglés sin esfuerzo, rápidamente o mientras duermes. Para dominar un idioma hay que adoptar un papel activo. 
-Si sabes que lo que más te hace falta es practicar, no te apuntes a un curso con clases con muchos alumnos, ya que tendrás pocas posibilidades de hablar y de ser corregido. Tal vez tengas que invertir un poco más de dinero y elegir unas clases particulares personalizadas o con bien  un grupo muy reducido de alumnos. A medio plazo será posiblemente una buena inversión. 

Etiquetas: , , , ,