Rompiendo barreras del aprendizaje online

Decidirse por unas clases online, bien siendo alumno o profesor, es realmente ventajoso en muchos aspectos, sobre todo por las implicaciones que tiene su flexibilidad. Aunque veamos todas las ventajas claramente, quizás nos asaltan temores y empezamos a ver barreras que nos pueden hacer perder muchas oportunidades.

Soy nuevo en esto ¿Cómo me organizo?
Se puede tener claro que se quiere dar o recibir clases online pero, cuando llega la hora, te sientes un poco perdido y no sabes cómo organizar tu tiempo y cómo mantener un ritmo. Piensa bien en qué necesitaras para la asignatura que te interesa y las posibilidades tecnológicas que puedes emplear. Consulta las opiniones de otros usuarios, tanto profesores como alumnos, pues te irán solucionando dudas y te ayudarán a ganar confianza en ti mismo. Si eres profesor y ves a tu alumno un tanto perdido, hazle una pauta de los contenidos a ir tratando y asígnale tareas para sesiones posteriores.  
fuente imagen: flickr de Thomas Leuthard

 
¿Me irán bien los medios que tengo?
No todo el mundo tiene el mismo dominio de las cada vez más numerosas herramientas tecnológicas que van llegando a nuestra vida cotidiana. Procura tener claro tanto lo que te puede ofrecer una herramienta como su facilidad de uso para ti y para tus clases. Quizás no necesitas un editor de texto con posibilidad de introducir ideogramas japoneses y con una pizarra digital es todo mucho más fácil. O bien es posible que no tengas un moderno portátil con webcam de alta calidad pero, sin embargo, sólo necesitas el sonido y con unos auriculares con micro ya tienes más que suficiente.  Puede que el problema sea no contar con una buena conexión a internet. En este último caso, busca entre los cada vez más lugares que ofrecen conexión wi-fi y que veas como espacios adecuados para aprender o enseñar.

¿Funcionarán los materiales empleados?
Son muchos los recursos que se pueden emplear para enseñar. Además de ser adecuados para una materia concreta, hay que tener en cuenta el nivel tanto del profesor como del alumno, así como la planificación del temario y la manera cómo se va a enfocar el estudio.  La solución es sencilla: basta con establecer canales de comunicación directos y estar abiertos a preguntas, críticas y correcciones.  Por otra parte, es fundamental marcar tests periódicos  para ir viendo si realmente funciona el método. No pienses que puede ser tarde para hacer cambios. Cambiar para mejor haciendo correcciones siempre merece la pena.

¿Y si me estoy equivocando con las expectativas?

Tanto el profesor como el alumno pueden acabar sintiéndose decepcionados y desmotivados si las expectativas eran demasiado altas o equivocadas. Piensa en cómo puedes aprovechar la experiencia online para tu caso particular y pon en primer plano los objetivos  y no te entusiasmes en exceso ni tires la toalla antes de tiempo.  Utilizar metas a corto plazo e incentivos ayudan a visualizar los logros y cómo se va avanzando hacia el objetivo.  Mantente alerta e identifica lo que puede no estar funcionando y corrige. No veas los errores como algo frustrante sino como una manera de ir mejorando.

Etiquetas: , , , , ,